Algo tan sencillo como salir a caminar alrededor del hotel que se ha convertido en tu casa por un par de días, puede convertirse en toda una aventura fotográfica.